Plantando semillas

August 26, 2018

No sé si te ha pasado alguna vez que pierdes la paciencia cuando crees que estás haciendo todo lo necesario para conseguir un resultado y éste no llega.

 

Me refiero sobretodo a un cambio a nivel personal, uno de esos 'profundos'. 

 

Que quieres cambiar un hábito y sigues el protocolo correcto, buscar información, ir haciendo pequeñas modificaciones a tu conducta, y ver el resultado y rapidito, por favor. Sin embargo tú estás alerta, observadora, mirando fijamente esperando ver cómo aparece ante ti diciendo: ENHORABUENA, LO CONSEGUISTE. Pero no, el resultado se está haciendo el remolón y a ti te está colmando la paciencia

 

En el peor de los casos lo mandarás todo a la mierda y dirás que tú lo has intentado pero que en tu caso, no ha funcionado. 

 

En el mejor de los casos te replantearás la situación de nuevo, y te darás cuenta de que quizá (seguramente), este proceso se parezca mucho a otro muy conocido que se da en la naturaleza, que es la siembra y colecta, y que requiere su tiempo.

 

Y, si de algo me he dado cuenta en todo el tiempo que llevo, que es mucho, cambiando viejos e inútiles hábitos, es que, cuando pensamos que estamos listos para ver los resultados, simplemente acabamos de plantar las semillas, pero ya parece que el trabajo esté hecho, y sin embargo, nada más lejos de la realidad. Ahora viene una de las fases más importantes, que es la de seguir regando y confiar, porque en el momento menos esperado es en el que los resultados se asomarán, brotarán de repente y entonces es cuando tú, que ya ni lo esperabas, piensas: joder, pensaba que no llegaría nunca. 

 

Y ahí está ese resultado, para quedarse si tú quieres. Para quedarse si tú le dejas. Para quedarse si tú lo cuidas

 

No sé si conoces la forma de crecer que tiene el bambú japonés, que durante unas seis semanas crece majestuoso y fuerte hasta una altura de 30 metros, aunque en realidad ha pasado siete años, repito SIETE AÑOS, generando un entramado de raíces que sustentarán el resto. 

 

De la misma manera, en tu vida te encontrarás que tú pones la maquinaria en marcha y plantas tus semillas, pero no dejas el tiempo suficiente para que germinen, para que se conviertan en lo que inicialmente esperaste de ellas. 

Así creo que funciona la cosa y que da lugar a frases que llevamos escuchando toda la vida: 'recoges lo que siembras'. 

 

Esto es sobre todo un mensaje de esperanza si estás a punto de tirar la toalla, porque quizá justo en este momento esté a punto de aparecer el resultado, de asentarse ese cambio que lleves tiempo esperando, pero si ahora dejas de regar, dejas de abonar, echarás a perder todo el esfuerzo anterior.

 

No pasa nada si el camino ha sido irregular, si has tenido momentos de subidón y bajón. Sigue. Keep going. Si has plantado la semilla, la has abonado y la vas regando, dale tiempo a que germine. :) 

 

Insisto que así sigo pensando yo, que pocas cosas he hecho en línea recta. Me ha costado confiar y creer realmente en esta 'teoría' pero lo compruebo una y otra vez no solamente en mí sino en la gente que me rodea. Funciona

 

Recuerdo haber leído algún libro, y pensar, sí, muy bonita la teoría, pero...y al cabo de los años, la práctica estaba ahí. O haber escuchado algún consejo, o una reflexión, o cualquier cosa que te haya hecho plantearte que eso lo querías para ti, pero que ha tardado en manifestarse

 

Así que en resumen: siembra, abona, riega y confía con perseverancia y paciencia. Sobre todo paciencia. Continúa plantando semillas.

 

;)  

 

 

Please reload

Featured Posts

Tu verdadero momento click

November 25, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

August 26, 2018

February 25, 2018

April 12, 2017

November 30, 2016

Please reload

Archive