Decisiones entre mil opciones

September 28, 2016

Si te digo que elijas entre rojo y verde, quizá tardes unos segundos en decidir. 

Si te pido que elijas entre todos los colores Pantone, igual tardas un ratito más...

 

Cuantas más opciones tengas, más difícil suele ser la decisión. Hasta ahí no hay mucha duda. Y en este siglo en el que vivimos, parece que las oportunidades y las opciones son tan ilimitadas como el armario de las celebrities. 

 

Piénsalo. Google es el mejor aliado para encontrar inmediata e instantáneamente cualquier información que necesites pero también es el que te vuelve más loca presentándote mil y una opciones para cualquier pequeña decisión que vas a tomar. 

 

¿Quieres una receta de pollo? ¿Cual entre los aproximadamente 11.800.000 resultados disponibles? (búsqueda real). Pues mira, quizá mejor te lo haces a la plancha y te ahorras el quebradero de cabeza...

 

¿Cómo no vamos a vivir más estresados? Aunque el resultado que consigamos analizando todas las opciones que tenemos sea más satisfactorio, el llegar a él consume mucho tiempo y energía .

 

Si decides estar con tu pareja a toda costa a pesar de que la cosa no funcione, te puedes estar perdiendo a otra persona con la que realmente seas más feliz, o en el peor de los casos, estar perdiéndote a ti misma. 

 

Si decides estar con tu pareja pero estás pensando continuamente que no puede ser que te quedes con uno entre un millón, que tiene que haber algo mejor, pues tampoco es plan...

 

Y ahí te presento al extremo uno: la mentalidad es lo que hay

Esa cuando piensas que no tienes alternativas, que lo que tienes, es lo único que puedes tener. Que lo que haces, es lo único que puedes hacer. 

 

Y luego te presento al extremo dos: la mentalidad siempre va a haber algo mejor. La mente insatisfecha, esa que está constantemente proyectando un futuro que ni sabe si existirá. Esa que piensa que siempre estará mejor en un momento diferente al actual. 

  • ¿Qué puedes hacer entonces para tomar buenas decisiones entre tantas opciones existentes sin morir en el intento ni gastar 3/4 de tu tiempo barajando cada una de ellas?. 

  • ¿Qué ocurre si eres de las que emplea mucho mucho tiempo en hacer un análisis exhaustivo-comparativo para tomar una decisión madura y meditada?

  • ¿O si eres de las que la primera cosa que le convence va a por ella de forma espontánea-compulsiva? 

  • ¿A veces lo tienes muy claro y otras lanzas la moneda?

Yo reconozco que antes, cuanto más largo era el menú de un restaurante, más pereza me daba y tardaba un montón en decidirme. 

 

También me pasaba al contrario, cuando me han convencido, aunque fuera por lo que luego he concluido que eran las razones equivocadas, me he tirado a la piscina sin pensarlo demasiado ni mirar otras opciones. 

 

En ambos casos unas veces me he equivocado ( y arrepentido) y otras he acertado (y alegrado)

 

Obviamente la importancia de la decisión también condiciona muchísimo el proceso de elección. No es lo mismo elegir entre carne y pescado que entre cambiar de trabajo o emigrar a otro país.

 

¿Qué conclusión quiero sacar de todo esto? Que después de muchos años intentando mejorar la ardua tarea de la toma de decisiones, he llegado al punto en el que estoy convencida de que a ese sexto sentido llamado intuición, es al que (más) hay que hacer caso. Que sí, que eso no te da garantías absolutas que la decisión sea mejor o peor, pero al menos, te ahorras mucho estrés en el proceso.

 

Y hace poco vi un documental donde explicaban que de alguna forma la intuición es como la respuesta automática e inconsciente de tu cabecita que ha procesado información y experiencias a lo largo de toda tu vida y aunque no te da un resultado claro, sí que te orienta.

 

Y sí, creo que es normal que te atufe, que te abrume tanta información, tantas opciones y tantas posibilidades que ya no sabes qué elegir, y te vuelves demasiado racional, pero creo que, usando tu intuición por norma, los errores se acabarán convirtiendo en excepción

 

Así funcionan muchos caza talentos, muchos empresarios, muchas parejas y así funcionas tú también. 

 

En definitiva, que en este mundo de 12 millones de opciones para una decisión, mi consejo es que uses tu intuición, tu instinto, tu gut feeling, o como lo quieras llamar. Que seguramente te ha pasado más de una vez haber decidido algo sin estar muy convencida y luego decir: ¡lo sabía!, tenía que haber elegido lo otro, y ni siquiera has sabido explicar porqué. 

 

Así que yo te animo a que lo hagas, y que veas que con la práctica notarás que tus decisiones son más rápidas y mejores. Aquí te dejo con esta frase que lo expresa bastante bien:

 

"The intuitive mind is a sacred gift and the rational mind is a faithful servant. We have created a society that honors the servant and has forgotten the gift" (Albert Einstein"

 

La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional un fiel sirviente.

Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo. (Albert Einstein). 

 

Y no dejemos que este mundo de posibilidades nuble esa arma tan potente. :-)

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Tu verdadero momento click

November 25, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

August 26, 2018

February 25, 2018

April 12, 2017

November 30, 2016

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square