¿Tienes razones o pones excusas?

August 31, 2016

 

 

Esto es uno de los (para mi) eternos dilemas del desarrollo personal, profesional y del día a día de la vida. ¿Me estoy justificando con excusas o realmente quiero/no quiero o puedo/no puedo hacer algo?. Vaya con el temita...

 

Hace poco me encontré argumentando una decisión que había tomado y con alguien diciéndome: eso son excusas, y algo me chirrió, porque en este caso realmente eran razones, así que me llevó a plantearme el tema en algo más de profundidad. 

 

Llegué más o menos a la siguiente conclusión: 

 

Son razones cuando has tomado la decisión de hacer o no hacer algo que quieres o no quieres hacer de forma meditada, consciente y considerando el resultado de esa decisión como lo mejor para ti EN ESTE MOMENTO. Pongo esto en mayúsculas porque luego puedes cambiar de opinión o tomar una decisión diferente. 

 

Son excusas cuando quisieras obtener un resultado, pero las razones que das son los motivos por los que crees que no puedes o vas a conseguirlo. ¿Ves la diferencia?. 

 

Ejemplo:

 

No quiero ir al gimnasio porque me aburre como una ostra - razón. Quizá luego te guste correr al aire libre o tengas cualquier otra forma de mantenerte en forma, pero imagina que viene una bestia parda carne de gym y te dice que es una excusa. Tú le miras y piensas: lo que tú digas...

 

Ahora esto es diferente: 

 

No puedo mantenerme en forma porque el gimnasio me pilla lejos - excusa. Me apuesto esa parte de anatomía que aloja los dedos a que sí que podrías. Si madrugaras más. Si encontrases una buena combinación de transportes. Si no tuvieras que sacrificar otras cosas. Si lo hicieras en casa. Y suma y sigue. Pero como poder, puedes. 

 

Ahí está una primera gran diferencia. Cuando el argumento va precedido por un no quiero, suele (¡ojo que esto no es matemático!) ser una razón. Cuando va precedido de no puedo, suele ser una excusa. 

 

En mi caso era un no quiero como una catedral y fruto de una decisión meditada, y sé que podría, porque mis razones no eran excusas, si no eso, razones. 

 

Sin embargo sí, cuando me quejo de falta de tiempo para cocinar como Dios manda, en realidad es que no quiero emplear ese tiempo en cocinar, y lo justifico con un no puedo. Esto es algo que también he reflexionado recientemente y que estoy corrigiendo porque en realidad sí que quiero conseguir el resultado de cocinar yo misma más. 

 

Parece un poco lioso, pero espero que me sigas. 

 

Básicamente distingue entre excusas y razones

Distingue entre si no quieres hacerlo o no puedes hacerlo

Date cuenta de que todo lo que decidas o no decidas hacer es en este momento y que puedes cambiar de opinión. 

Haz lo que te de la gana, lo que creas que es mejor para ti de corazón. Basta ya de tanta autoexigencia

 

Es bastante frustrante y añade mucha presión cuando parece que todos tus argumentos, de repente, en esta era del si quieres puedes, se han convertido en excusas. 

 

¿Por qué? ¿Por qué estás obligada a hacer todo aquello de lo que eres capaz? ¿Por qué tienes que generarte ese estrés innecesario?

 

Recuerdo cuando estudiaba y trabajaba -desde los quince años empecé a trabajar en una tiendecita familiar- y la profesora de historia (PH) quiso hablar con mi madre (M), porque estaba muy en la media en las notas y lecciones diarias que me tenía que estudiar. 

 

PH: Creo que tu hija puede dar mucho más de lo que da

M: Y usted, y yo, y todos

PH: Pero creo que su hija tiene potencial de sacar notas mucho mejores

M: Si, pero mi hija casi todas las tardes las pasa en la tienda echándonos una mano, mientras va estudiando a la vez

PH: ¿Ah sí?. Lo siento, no lo sabía. En ese caso tiene mérito que lleve el curso así...

 

Creo que lo que ocurrió aquí es que algo pasó de ser una excusa a una razón. Claro que podía dar más de mi. Me podía levantar antes o acostar después dedicándome en cuerpo y alma a estudiar historia. Pero no quería. Quizá hoy lo hubiera hecho de otra forma. Quizá no. Pero en ese momento, es la decisión que tomé. 

 

Así que mi conclusión es que conozcas y admires tus razones para lo que sea, y analices y transformes tus excusas, siempre que eso sea lo que quieras, claro. Pero ante todo, que seas consciente de lo que las separas. 

 

Si realmente lo quieres, busca razones y abandona excusas. 

Si realmente no lo quieres, argumenta razones y dejarán de ser excusas. 

 

Obviamente, esta es mi visión del tema y es personal aunque transferible. ;-) 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Tu verdadero momento click

November 25, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

August 26, 2018

February 25, 2018

April 12, 2017

November 30, 2016

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square