No saber equivocarse, causa estrés

February 3, 2016

 

Te has equivocado...se te cae el mundo encima, te llevas las manos a la cabeza, te sube el ritmo cardíaco, en el peor de los casos hasta te mareas porque TE HAS EQUIVOCADO. Te lo pongo en mayúsculas porque es así como posiblemente le mandes la información a tu cerebro, bien grande, bien notorio, como si fuese el Apocalipsis.


Te has equivocado...te gritas mierda interiormente, pataleas, te da rabia, has perdido tiempo, te hace sentir más tonta.


Te has equivocado...tomaste una decisión pésima hace tropecientos años y ahora te arrepientes. ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué coño te metiste en eso?

 

Te has equivocado...te das cuenta ahora.


Espero que hayas leido los parrafitos de arriba con el dramatismo con el que los he escrito, jaja.


Ahora viene la segunda parte.


Te has equivocado ¿Y QUÉ?. Esto va en mayúsculas,negrita, y bien grande ¡toma ya!.


Te puedes haber equivocado mandándole un mensaje a quien no era. Puede ser una cagada grande o pequeña o puede que te equivocaras tomando una decisión cuando tenías 14 años y que tomaste por un motivo, aunque ahora no lo concibas.


Te has equivocado, ¿y qué?. Si el error se puede remendar, ya estás tardando en hacerlo. Si el error no se puede remendar, ya estás tardando en dejar de culparte.


Te has equivocado, ¿y qué?. Eres humana, ergo imperfecta, por mucho que las exigencias del SXXI te quieran dibujar como lo contrario.


¿Y qué?. No es un y qué chulesco porque te importe un pito. Es un "y qué" relativizando cualquiera que haya sido esa equivocación.


Un altísimo porcentaje de equivocaciones (si no todas, pero no me atrevo a ser tan extremista) te van a traer un aprendizaje.

 

  • Si has mandado el mail equivocado...¿dónde tenías la cabeza?. Concéntrate en la tarea que realizas. 

  • Si te has emparejado con Lucifer. ¿qué cosas quieres en tu pareja que quizá antes ni sabías?. Analiza lo que quieres, lo que tienes y realiza unos "pequeños ajustes" (if you know what I mean). 

  • Si te has ido a vivir a California pensando que era tu sueño americano y ahora lloras por las esquinas echando de menos a la familia. ¿qué has aprendido que sabías? Que tu escala de valores no es tal y como creías y que quizá te importa más estar cerca de la familia de lo que pensabas. Mira a ver lo que te compensa.


Estos son solamente unos ejemplos, pero equivocaciones vas a tener de mil formas y colores, lo importante es cómo te enfrentes a ellas. Para ello te doy las siguientes 4 claves:


1. Identifícalo. En el caso del mensaje, es bastante obvio y fácil, pero si es que has estudiado una carrera que no va contigo, quizá te cueste un poco más, pero en cualquier caso, es el primer paso.


2. Admítelo. Si tenías que echar sal y has echado azúcar, no dejes que tu ego quiera salir del embrollo con una mentira o excusa. Lo hecho, hecho está, no pasa nada.


3. Discúlpate Si es por un error que has cometido en el trabajo, o con una persona a la que aprecias y lo consideras oportuno, hazlo. Es mucho mejor que vayas por esta vía. Si es un error "contigo misma", será también el primer paso para perdonarte y salir del enfado que no te deja pensar. No seas tan dura contigo misma, ¡discúlpate ante el espejo si hace falta!.


4. Arréglalo. Esta última clave tiene infinitos matices, y viene directamente enlazado con lo que repito muchas veces: resuelve. Si es mandar un archivo, lo mandas otra vez. Si te has equivocado de hora de reunión, pides disculpas y pones más atención a partir de ahora. Si has cogido un tren en dirección contraria, ya sabes lo que te toca, y si sientes que te has equivocado en una decisión vital, esta fase se complica porque requerirá de algo más de análisis, exploración de posibilidades, toma de decisiones y acciones. Pero eso ya es otro cantar.


En definitiva que si te equivocas, cambia el chip.

 

Bye Bye  "Dios mío, me he equivocado, soy idiota".

Welcome "Me he equivocado, y qué"


Ahora ya sabes lo que tienes que hacer cada vez que sientas que te has equivocado. Recuerda: identificarlo, admitirlo, disculparte y arreglarlo.


Con esto verás que cometer errores se va a convertir en parte más de tu rutina y no vas a darle tanta importancia como has hecho hasta ahora. No vas a estancarte en el pasado. Vas a resolver.


Yo recuerdo en mi primer trabajo cuando pensé que había borrado un archivo "super mega hiper importante", fue como si me diera un bajón de tensión, se me nubló la vista, lo veía todo blanco. Me imaginé siendo insultada ferozmente por el jefe y sentí que quería que me tragase la Tierra.


Te podrás imaginar que nada de eso sucedió, ni siquiera había borrado del todo el archivo, lo recuperamos con un par de clicks. Pero ahí estaba mi cuerpo con una reacción física como si hubiera venido un león a comerme viva.


Esta mañana me he vuelto a equivocar (de ahí la idea del artículo) y no he sentido nada ni remotamente parecido. Aquí la secuencia de acontecimientos:


Me han dicho: te has equivocado

He pensado: vaya

Me he dado cuenta de la razón

He rectificado el error 

He seguido. 


Me he dado cuenta entonces de lo que ha cambiado mi forma de enfrentarme a los errores en todos estos años gracias a esas sencillas 4 claves.


Así que ya sabes, la próxima vez que te equivoques, piensa automáticamente ¿Y qué? y pasa por esas minifases. Resuelve. Notarás la diferencia. :)

Please reload

Featured Posts

Tu verdadero momento click

November 25, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

August 26, 2018

February 25, 2018

April 12, 2017

November 30, 2016

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square